La paciente nº 24