Podríamos ser tantas cosas, como kilómetros tiene nuestra imaginación.